fbpx

02/12/21 Conociendo las Tornasoles de Tacuarembó

0

El Lunes 11 de Octubre me llega una invitación de mi padre y hermano para ir a al río Tacuarembó así que sin pensarlo arreglamos para el fin de semana del 15, 16 y 17…

La idea era que ellos iban tras los jabalíes y Yo saldría de pesca. Sin dar mucha vueltas y sin pensar mucho traté de organizarme en el trabajo para combinar e ir más que nada a conocer otro hermoso rincón de mi querido país; y por supuesto otro de los tantos ríos llamativos que tenemos.

Con todo organizado decidimos tocar tropa por ruta 5 hacia el Norte del país. Tuvimos unas cuantas horas de viaje ya que al pasar por Curtina los caminos de tierra se hicieron sentir bastante kilómetros. Ya con el campamento armado era solo esperar al otro día para empezar a disfrutar del hermoso lugar.

Amanecer de un día realmente hermoso, a las 7am ya me encontraba caminando en busca del mejor lugar en el río, esas partes donde se hace más angosto y hay zona de piedras. Después de ver algunas correderas en el mapa vi cual era la zona mas propicia para nuestras queridas tornasoles y ahi fuí.

No quedaba otra que caminar mucho. Una cosa es ver en el mapa y otra cosa es vivirlo en persona, camine kilómetros de monte, pajonales y arenales que me separaban de río. Tras perderme varias veces y desorientarme totalmente dentro del monte llegue al Rio Tacuarembó.

Ver tanta agua y las partes tanto angostas como de piedra tapada fue una desilusión inmensa. Me senté unos minutos en los arenales a retomar fuerza porque ya eran las 11 de la mañana, tenía que ver otra alternativa. Sin perder mucho tiempo intenté regresar por donde había venido y empezar a buscar lagunas contra el borde del Río.

Una vez más me vuelvo a perder y me pasan mil cosas, pero todo lo malo siempre tiene algo bueno. En eso veo un descampado y al llegar una hermosa laguna con mucha vegetación en los bordes, monte al rededor y mucha vida. Realmente un paraíso. Empecé a buscarle la vuelta para bajar en uno de los tantos médanos gigantes y atravesar otro pedazo de monte. Al salir a un claro me di cuenta que llegue a la punta de la famosa laguna, una zona tapada de camalotes.

 

Empecé a hacer algunos lances pero sin resultado. Cambie el señuelo y logre algunos dientudos y Cabeza amarga. Pensé para mi… “Que bueno, por lo menos los más pequeños se activaron!“. En eso hago un lance contra los camalotes, veo que los mismos se mueven y agarra mi señuelo. Me regalo una pelea increíble a pesar del tamaño, 83cm de Tornasol. Si 83cm. No podía parar de mirarla y pensar en el esfuerzo que había hecho para llegar a ese lugar que tuvo su recompensa.

Felicidad inmensa por el sacrificio, por la aventura, por mi nuevo récord y por saber que tenemos esas hermosas bestias en nuestros ríos, lagunas y arroyos. Se hicieron las 16hs y tenía casi 3 horas para regresar al campamento así que decidí volver con una sonrisa que me acompañó todo el viaje. Después de contar mi aventura en el campamento y comer un buen asado me fui a descansar, el cansancio era increíble.

Domingo, amanece otro espectacular día. A las 7am ya andaba caminando. Esta vez hacia el otro lado. Hago unos pocos kilómetros y diviso una laguna muy amplia con uno de los bordes muy limpio para poder caminarla e ir vadeando. “Otro paraíso“. Estuve un rato haciendo algunos lances y nada. Empece a caminarla despacio por la orilla hasta que diviso un lomo negro, no distinguía si era un tronco o una Tornasol. La confusión era porque estaba muy en la orilla, con el lomo casi afuera del agua.

Me agacho y trato de buscar un señuelo que no falle. Hasta el momento no sabía si era o no, pero con elegir un señuelo y hacer un lances no iba a perder nada. Me trato de arrimar un poco más agachado para hacer un lance pasado y ver que el señuelo venga trabajado, pero no fue necesario. Apenas toco el agua no llegue a dar ni dos vueltas al reel que salió como un misil a atracarlo.

Esta Tornasol me regalo una pelea extraordinaria, muchos saltos… no se daba por vencida. Cuando logre cansarla y verla era una de las bien negras, de las que tienen una coloración hermosa. 76cm de Tornasol negra, era increíble. Un deleite para la vista, ver cómo el pez caza no tiene precio. Es una de las cosas lindas que te regala la pesca de Tornasoles. Explotaba de felicidad. Si bien fueron solo dos capturas en dos días de pesca creo que pescar esas bestias tienen su lugar.

Feliz de haber conocido otro hermoso rincón de mi querido país, pescar estas bestias no tiene precio!! Es una alegría enorme saber que existen tornasoles de tales tamaños, que para que lleguen a esos tamaños hay que cuidarlas ya que lleva años que crezcan tanto. Eso fue un poquito de lo que vivi junto a mi padre, hermano y amigos; un gran fin de semana de pesca. Una salida que va a quedar grabada en la memoria además de las fotos y videos.

Cuidemos lo nuestro que siempre va a valer la pena. Pesca y devolución siempre amigos !
Gentileza de Fabi

Sobre el Autor

El Portal Que Trae Pique | Toda la info que el pescador necesita para armar su salida de pesca: Notas, Noticias, Relevamiento, El Pique de la Semana, Comercios, etc. Contacto: info@sentilapesca.com.ar.

Dejar un comentario