fbpx

10/02/20 Del Pescador en Mar del Plata

0

Con lluvia durante toda la jornada de pesca, los peces limón estuvieron presentes. Una formidable pesca con artificiales contra uno de los rivales más veloces del mar…

Aprovechando unas vacaciones en la costa atlántica no podíamos dejar de pasar una de las pescas más fascinantes del mar, pesca de limones en Mar del Plata. Nos pusimos en contacto con Mariano de La Rúa para intentar una pesca tan deportiva pero a la vez difícil ya que es una especie que no es fácil de encontrar.

Partimos desde Mar del Tuyú las de 3 de la mañana para estar a las 6 en el Club Motonáutico de Mar del Plata, al llegar a la zona de Mar Chiquita se largo una lluvia torrencial a punto tal de recorres los últimos kilómetros a baja velocidad. Nos hizo pensar que la salida podría frustrarse debido al mal tiempo, pero continuamos ya que Dolores nos indico que antes un cambio climático, toman las decisiones en el Puerto.

Llegamos con lluvia y vestimos un camperon para protegernos, a bordo ya estaban los 12 pescadores con ansiedad de partir en busca de esta preciada especie. Sin dudas, contar una embarcación de gran porte y seguridad con la “Sin Apuro” ayuda a partir aún en condiciones climáticas adversas, los anteriores tres días había soplado viento del sector Norte fuerte, lo cual dejo un mar encrespado durante las dos horas de navegación para recorrer los 55 kilómetros de distancia hasta los bancos mas rendidores.

Comienzo a trolling

Al comienzo se busca al limón en la modalidad de trolling con señuelos grande de paleta larga de la firma Williamson, durante el viaje se sortearon los turno de los piques de los pescadores eligiendo cartas del 1 al 12, tuve la suerte de tocarme el tres siendo entonces que me tocaría uno de los primeros turnos

El capitán aminoro la marcha al fuerte fuertes marcas en la ecosonda y ordeno colocar las tres cañas en popa, la del medio actuando a 50 metros con fiocos, un profundizador y un señuelo, y las restantes dos a babor y estribor actuando a solo 25 metros de la embarcación.

En la primer pasada una anchoa de banco y el primer limón picaron debutando la pesca auspiciosamente. El tercer pique se hizo desear, cambiamos dos veces de lugar y al pasar por una buena marca indicada por la ecosonda picaron las tres cañas al unísono, así fue como debute con mi primer limón.

Fiesta con los Jig’s

Como la marca seguía estando firme el capitán ordeno bajar los Jigs (señuelos entre 150 y 250 gramos de peso), en esta modalidad cada pescador emplea una caña y hace descender el artificial hasta el fondo para recuperarlo rápidamente con tirones de caña para hacerlo trabajar erráticamente hasta la superficie.

Sin dudas es la modalidad mas deportiva ya que la potencia de los limones al tomar el señuelo cerca de la embarcación trasmite en cada corrida la potencia de estos tunidos, exigiendo la salida de multifilamento en varias oportunidades, es fundamenta la coordinación de los marineros a bordo para izar las piezas con un copo gigante.

 

Por suerte, en esta modalidad se obtuvieron varios ejemplares de muy buen porte, también algunos besugos si el artificial se recuperaba lento en los primeros tramos luego del contacto con el fondo.

Frenesí alimentario

Promediando la jornada de pesca, con una lluvia persistente y molesta, no nos basamos tanto en las marcas de la ecosonda si no en la detección visual en la superficie del mar donde podíamos observar un frenesí alimentario que nos regalo la naturaleza, anchoas de banco cazando juveniles de anchoitas en superficie delataban donde deberíamos hacer la pasada, se sumaban ala fiesta gaviotas lanzándose en picada y delfines, por supuesto los limones mas abajo empujaban a los cardúmenes de anchoitas a la superficie. Estaba claro que si pasábamos nuestros artificiales en ese sector, los piques estaban garantizados y por lo general se producían varios juntos.

Tuve la suerte de pinchar un limón grande que me hizo sentir toda su fuerza, tal es asi que me rompió el agarre del reel en la caña, tuve que completa la batalla apretando fuertemente el reel contra la caña sin ceder la tensión del multifilamento para evitar la perdida de esta formidable oponente.

Para todos los que amamos la pesca con señuelos, contar con este imponente rival en el mar argentino es una bendición que tenemos que aprovechar y si bien es una especie difícil de hallar, contar con excelentes servicios y gran experiencia de la empresa Aquafish facilita la pesca.

Los servicios incluye: desayunos de recepción con café con medialunas a bordo, almuerzo con sándwich de jamón crudo queso y manteca (una delicia), equipos necesarios para esta pesca compuesto por cañas, reeles y señuelos, asistencia a bordo constantemente.

Para mas info sobre el servicio comunicarse con Aquafish – Mar del Plata al +54 223 154001335 / +54 223 154000813 o Facebook: Aquafish 

 

Sobre el Autor

Gabriel Lopez DelPescador

Programa televisivo de pesca deportiva

Dejar un comentario