fbpx

06/08/20 Esperando mejoras en la pesca de Mar del Plata

0

La llegada de la pescadilla y la variada menor a la costa marplatense, en consonancia con la casi desaparición del pejerrey, nos hacen vislumbrar a las claras que la pesca entró en una transición muy adelantada para la época…

Agosto lleva apenas algunos días y el pique entró en una fuerte recesión, empujado por difíciles condiciones climáticas y un mar con arena en suspensión que todavía no se termina de limpiar, tras la sudestada fuerte de fines de Julio. Hasta ahora sólo se vieron chispazos.

Las escolleras del norte de Mar del Plata dieron la nota, los primeros días, con pescadillas de muy buen porte, aunque también mucha chica. Los mismos resultados continuaron hacia el centro, mientras los más fanáticos todavía intentaban al pejerrey en la zona sur casi sin resultados. La ciudad entró en una especie de nebulosa en cuanto al pique y seguramente la temperatura del agua tendrá mucho que ver: ronda los 10 grados (promedió los 12 en Julio según un informe del INIDEP) y resulta ser atípica para esta etapa del año.

En los últimos días aparecieron alguna burriqueta y pez elefante. Escenario clásico de mediados de Septiembre. Es verdad que no explotó pero ya andan rondando aguas marplatenses. Siempre entremezclados con especies como la brótola y el pez palo, que hacen su aparición cuando el agua de mar no está del todo clara. Mientras, los más nostálgicos miran resignados como se perdió una nueva temporada del pejerrey corno, especie que no llega de manera masiva a este lugar desde 2012.

 

El contexto de pandemia no es menor. La pesca deportiva en Mar del Plata está permitida de Lunes a Domingos de sol a sol en todo el frente costero, bajo el protocolo específico de uso de barbijo y distanciamiento social, que hasta el momento se viene cumpliendo bastante bien. En las últimas horas llegó la noticia de la reapertura -tardía- de la tradicional Escollera Sur, un pesquero emblema de los “flecha de plata” invernales.

Es imposible ir a pescar a lugares como Santa Clara, Mar Chiquita o Miramar y por eso el acercamiento del pescador es aún mayor. Hay que tener en cuenta que, tradicionalmente, es un momento excelente para ir a CELPA, pero el maldito COVID19 nos lo impide. Habrá que tener paciencia y ver cómo se desarrollan los próximos días.

Mientras tanto, los más conocedores ya están preparando aparejos. Hay uno que funciona muy bien con una brazolada de 70 centímetros, anzuelo en tándem y una boyita esférica para darle movimiento. Arriba una brazolada corta de 30 cm con anzuelo 1/0 en una madre total de 2,10 metros. Siempre con nylon de diámetro 0.70 mm. No te deja hacer una gran distancia, pero es muy efectiva para cuando aparecen juntas las especies más arriba mencionadas.

La resignación por el fracaso del corno pronto se convertirá en ilusión con la aparición de los primeros “trompitas”. Es verdad que la transición pesa y desalienta, no estamos cómodos y no podemos ir a donde más nos gusta pero hay cierta sospecha de que pronto todo se va a terminar. La temperatura del agua de mar seguirá subiendo, la pescadilla pisará fuerte, la burriqueta hará su pasada de todos los años, arrimarán las primeras corvinas y podremos disfrutar un fin de Agosto más parecido a un primaveral mediados de Septiembre.

Gentileza de Info Pesca MDQ

Sobre el Autor

Info Pesca MDQ

Equipo de Pescadores Deportivos con un programa radial de pesca deportiva que se emite los Martes por FM 105.5 Mar del Plata de 20 a 22hs.

Dejar un comentario