fbpx

30/05/19 San Nicolás y su brillo dorado

0

Sábado 18 de Mayo de 2019 | Las salidas de pesca sin mucha premeditación tienen ese gustito único de saber todo el tiempo si es cierto que todo es tan fácil y marcha por el camino “correcto”..

Que vas a ir, que no te vas a olvidar nada, y un sinfín de etcéteras. Eso sí, la jornada previa a salir se vive con un grado de ansiedad que te lleva a pasar la noche al borde del insomnio… a riesgo de dormirte sólo un rato antes que suene el despertador y ahí ya es otro el cuento, se los digo con conocimiento de causa.

Se gestó una salida en pocos días. El destino fijado fue San Nicolás. La verdad, hoy en día me encuentro pescando con gente que alguna vez sólo vi en redes sociales admirando cada una de las salidas que hacía, a veces pienso cosas como “no se bien qué hago acá”, pero la cuestión es que acá estoy. El equipo que salió a la cancha fue el siguiente: Pedro Mau, Mariano Prieto, Pablo Juhal y quien escribe. Varias veces había sentido nombrar a Juampi Codina, primero acá en el poblado por parte de grandes pescadores como los hermanos Pizzino (Pablo y Fernando) y luego por parte de la gente de Pesca al Golpe. Tuve chance de salir dos veces con este destino y no pude… por suerte la tercera fue la vencida.

Luego de un viaje sin complicación alguna, llegamos al punto de encuentro alrededor de las 6:30 AM. Apenas al rato llegó Juan, y sin perder mucho tiempo cargamos las cosas y salimos en la búsqueda de los tan preciados dorados. Las condiciones del río si bien no eran las mejores, por lo que nos decía Juampi teníamos la expectativa por las nubes. El río está creciendo y el agua está entrando a los campos, la dirección del viento tampoco ayudaba demasiado para encontrar la tan famosa “agua negra”. En una de las primeras “bocas” de entrada de agua al campo ya tuvimos respuesta, decidimos entrar y ahí fue una verdadera fiesta de pequeños dorados juveniles.

Se planteó una “sana” competencia entre los que pescábamos en la proa y esos otros – jajaja -. La cuestión es que ellos dieron con los señuelos apropiados y no erraron prácticamente nada! Después del parcial 10-3 ya dejamos de contar. En este punto es algo a destacar el tamaño de los dorados, eran todos juveniles. Ya lo verán en alguna foto y también en el vídeo. Luego de unas pasadas y de calentar un poco la muñeca, salimos en búsqueda de los hermanos mayores de los que habíamos pescado. Acá hago un alto y les cuento que me cuesta una BARBARIDAD la pesca de dorados con señuelos, tengo muchos vicios de la pesca de tarus con gomas en ámbitos totalmente diferentes, será cuestión de seguir aprendiendo y tomando consejos de los que saben, el resto depende de mi.

 

Pasamos por lugares realmente imponentes con buenas chances de encontrarnos con pescados de buenos portes. Pablo picó en punta moviendo unos buenos dorados que por poco no llegaron a subir a la lancha. Luego de una buena derivada, Pedro dio con el primero de los buenos, fue el tiro justo ya que todos los señuelos volaron en la misma dirección! Foto y al agua. Ya promediando la jornada los ataques se fueron espaciando cada vez mas. Picada de por medio, Juan nos llevó a hacer un poco de trolling. En las pasadas que hicimos el que se lució fue Mariano con un señuelo tuneado al estilo MP, un verdadero hallazgo que quedó inmortalizado en fotos y video. Pedro levantó el suyo y Pablo cerró la pasada levantando el último bajo esta modalidad.

El cielo ya se mostraba amenazante, de a poco iban ganando las nubes y el comienzo de la lluvia era solo cuestión de un par de horas. Seguimos en la búsqueda, cambio de señuelos de por medio y pude dar con mi segundo dorado para engrosar el score del team. En esa pasada pescamos todos, a pesar de que los ataques se daban de forma espaciada. Ya con las primeras gotas tuvimos el lujo de que el Sr. Pablo Juhal nos deleite con unos sándwiches de entraña y bondiola cocinados en un revolucionario horno a bordo, mientras Mariano seguía haciendo de las suyas. Almorzamos ya pasadas las 16hs y seguíamos en la incansable búsqueda.

La cosa desde lo climático ya se ponía fulera, motivo por el cual el guía nos dice que nos preparemos para hacerle una pasada a los primeros points por donde habíamos pasado ya emprendiendo la retirada. Llegando a los últimos puntos, la foto fue la siguiente; mojarras escapando desesperadas de las fauces de sus victimarios dorados acechaban en las entradas de agua a la isla, sitios donde la correntada se aceleraba de forma notable. Este cierre fue un lujo: un ataque tras otro, ya la lluvia le ponía un condimento de pesca épica. Lentes mojados, con poca luz y no cesábamos en nuestra búsqueda. Ya cuando no podíamos ver dónde iban nuestros señuelos comenzamos la larga vuelta bajo una llovizna que no cesó hasta que bajamos de la lancha.

Una salida de las buenas con gente de primera con un guía de los buenos como lo fue Juanpi Codina, realmente recomendable. En lo personal, tuve muchos piques y pocas concreciones, sólo 2! Es mi segunda salida buscando dorados exclusivamente en esta modalidad, la cual es muy entretenida, pero me cuesta una vida darles esa clavada firme en el momento indicado… la realidad es que se me mezclan los tantos esperando el ataque de una taru y justo en ese momento se me queman todos los papeles… Todo llega y seguiremos en el camino del aprendizaje con estas fenómenos en la modalidad que tengo como compañeros!

Buena semana y a seguir pescando!
Gentileza de Christian Andrés López

Dejar un comentario