22/11/19 Las Toninas también tiene lo suyo

3

El fin de semana largo era ideal para la pesca y Yo tenia el viaje a la costa, mí hija competía durante tres días en patín artístico así que nos fuimos y de paso llevábamos a mí mamá..

Ellos aprovechaban un poco el mar, Yo no soy muy amante al mar y menos de la pesca de costa, a mí déjame con los charcos, el río, el campo y los camalotes. No me gusta andar todo el día rebosado de arena como una milanesa (jajaja) pero también hay que dejar que los demás disfruten. Salimos el Sábado bien temprano, alquilamos una casita muy linda y en el camino ya iba mirando algunos charcos. Jamás había pescado para ese lado pero se veían lindos.

Fuimos a la playa en los ratos libres que teníamos mientras mí hija no patinaba. El Domingo mientras estaba en la playa mí amigo Nicolas Quintero, me manda msj y me dice: “¿No llevaste el equipo de Bait?“. Si, le dije, tengo uno siempre en la camioneta de repuesto pero no tengo muchos señuelos. Y me tira un “andate a tal lugar” que siempre salen hay muchos charcos por el costado de la ruta. Para queee!!!!, ya me calentó el mate (jajaja).

No quería estar más tiempo en la arena así que tenía que ir a comprar algo. Del lugar estaba a 6km una pena no ir estando tan cerca. Me dije: “Ya fue voy un ratito y le hago unos tiritos”. Busque las cosas que tenía que comprar y enfile para alla. A penas llegue vi como era el lugar, no parecía que estaba en la costa. Linda agua de color azul, buena vegetación y sobre todo la temperatura ideal. Después del tercer tiro tuve un ataque medio lento, eso ya me decía que ellas estaban ahí.

 

Al segundo intento le pase por el costado y el agua se levantó saliendo de costado como un misil, tomo mí señuelo con rabia y casi ni necesite clavarla. Ya me sentía realizado, una linda dientona de color oscura, bien marcada y muy agresiva. En menos de media hora había tenido tres ataques y dos capturas, no podía quedarme más, tenía volver aunque las ganas me podían. Le hice unos tiros más, como siempre decimos “Un tirito más” (bueno fueron dos o tres más) y regrese con la alegría de haber despuntado el vicios. Pero no podía volverme a Buenos Aires.

Al día siguiente mí hija compitió y en el momento del intervalo, que era una hora, me raje de nuevo. Tenía poco tiempo, no podía andar desperdiciando tiros y menos andar eligiendo señuelos. Aunque no soy amantes de los vinilos puse uno con una cucharita y al segundo tiro me consagre con una pequeña dientona y al siguiente tiro salió otra. Ya estaba más que satisfecho, regrese al club y esa tarde mí hija me regaló un primer puesto. Gracias a las toninas, hermoso finde sorprendiéndome con una pesca pequeña pero con el condimento de estar en otro lugar que no es mí hábitat.

Gentileza de Omar Saravi

Sobre el Autor

Omar Saravi

Loco y aventurero apasionado por la pesca deportiva con devolución.

3 comentarios

Dejar un comentario