fbpx

19/11/19 Cocodrilos de rosas

3

Viernes a la noche cruzamos mensajes con Joaquin, quien me dijo pasaron la pala, llovió muy poco y quedó perfecto el ingreso, ¿venís?..

Sábado 7 am, me levanto despacito y empecé a disfrutar el viaje. Liebres saliendo al camino y corriendo adelante del auto, perdices que abrían los ojos con el solcito de la mañana y el hermoso canto de los pájaros que nos daban la bienvenida junto al vuelo de ejemplares de gran porte.

Llegué a la tranquera y el mensaje de reserva natural agradaba, al saber que es una zona muy golpeada y depredada. Habrán sido unos 2000 metros hasta donde me espera Joaco, metros que se caminan entre patos, aves, caballos, vacas, toros y hasta terneros (algunos de carácter ya). Nos saludamos, dejamos el auto debajo de la gran arboleda, tomamos unos mates en la proveeduria que están montando los chicos e inmediatamente encaramos para el agua.

Vamos que te muestro un poco el lugar“, dijo Joaquin y se sumó con su caña. Hicimos unos 60 metros y bajamos a la laguna. Hicimos los primeros 3 tiros y 2 ataques para Joaco, lo que dejaba en claro que la población en el lugar es muy buena. Gran cantidad de ejemplares chicos eran los primeros en atacar sin dudas en horas tempranas.

 

Alrededor de las 10 am decidí caminar buscando lugares y viendo que actividad presentaba para luego volver pescando todo lo que no había cubierto de ida. La fauna de la laguna la componen distintos tipos de patos, carpinchos, nutrias, y aves de todo tipo. Debajo del agua bagres, carpas, dientudos y mega poblaciones de mojarras.

Busqué parámetros de donde estaban atacando las que fuimos a buscar, si a ellas: las señoras Hoplias. Los tiros al corte de los juncos, estudiando los tiempos y haciendo jugar el artificial provocaban que salgan a tomarlo. Las mas pequeñas, lejos de estos, no tenían las mismas reacciones y tomaban a medio camino. El golpe hacía vibrar la rana quieta y de a ratos la pasaba rápido un par de veces para, a la tercera, dejarla quieta. Mover, dejarla y así sucesivamente en cada lugar. Eso si, era diferente la forma de tomar el artificial.

En lo personal lleve todos mis artificiales de la marca Payo Argentina que son quienes me brindan la posibilidad de utilizar sus señuelos en estas pescas. Tanto las ranas como los offset volaban los por aires de a ratos y en otros momentos simplemente venían trabajando y desaparecían sutilmente en la gambarrusa o al pasar cerca de algún duraznillo. Situaciones de las que gustan ver y que se dan una tras otra.

En la claridad del agua pasa que toman una goma, se sueltan y quedan ahí. Las ves perfectamente. Volves a pasarle la misma goma y la corren, la siguen casi hasta tus pies y dan media vuelta alejándose 10 o 15 metros. La seguís viendo e insistís, repite esta conducta de no quererla y sigue desafiándote. Cambias el color o el señuelo, se lo tiras y lo toman de nuevo sin dudarlo. En cuanto a señuelos tomaron varios tipos, pero las ranas de superficie son las preferidas por como salen de los juncos a buscarlas.

Las pequeñas son 100% explosivas. Pero ojo, las grandes con un pique lento hasta que acomodan la goma, momento de clavar, y están agarradas son un fuera de borda como caminan. La laguna en las partes de costa no es muy profunda, lo cual ofrece un lindo espectáculo de corridas, dado que el agua es totalmente cristalina. El comportamiento del pez tanto en su pelea como siguiendo un artificial es digno de ver y admirar en su totalidad.

Para finalizar un refrigerio en la proveeduria, unos pastelitos de membrillo y a retornar a casa. Una jornada tremenda en solo 3 horas de pesca para una laguna que promete si la cuidan. Un abrazo a todos.
Gentileza de Martin Docampo de 100%Pesca

Sobre el Autor

Martin Docampo

Un pequeño gran espacio para compartir mis experiencias con los apasionados por la pesca deportiva.

3 comentarios

  1. Avatar

    Hola, me podes pasar el contacto de la proveeduria? Quiero darme una vuelta ese fin de semana y saber como es el acceso.

    Saludos!

Dejar un comentario