17/01/19 Dorados y machetes rosarinos

0

Hacía tiempo que no escribía y la verdad es que extrañaba escribir las crónicas de nuestras aventuras, por ello en esta oportunidad les cuento que el día Jueves pasado, entre charlas y deseos de salir a mojar muñecos, en un momento dado mi tocayo, Jose Xenon tiró: listo José, llamalo a Lucas y vamos a Rosario…

Ya habíamos visto que Lucas Santángelo estaba obteniendo lindos monstruos así que sin dudarlo, lo llamé y luego de consultarle fechas, decidimos reservar para el Lunes 14, aunque daban lluvia importante nuestro deseo de pescar vencería todas las adversidades. El Domingo llegó con lluvia abundante para toda la región, incluso Rosario, y nuestros planes estaban en jaque. Sin embargo, a eso de las 20hs. Lucas me comunicó que el clima para el Lunes era “aceptable”, poco viento del sureste, nublado y con bastante calor, la amenaza de la lluvia llegaría cerca de las 17hs.

Con esos datos aprontamos todo rápido y el Lunes a las 5am nos encontramos en Zárate: Lucho Niccia desde Lobos, Cristian Fuentes – alias “Osama” – desde Merlo y Jose Xenon desde Giles se pusieron en marcha más temprano para llegar a la hora indicada. Con todo cargado partimos hacia nuestro destino. El viaje se dio entre anécdotas, chistes, mates (a cargo de Juancito) y los ruegos para que esas nubes amenazadoras que se asomaban en el horizonte, no nos arruinaran el día. Llegamos con unos minutos de adelanto, descargamos todo y en cuanto la lancha estuvo en el agua, partimos bajo un sol hermoso que acompañaba la leve brisa de la mañana.

Arribamos a nuestro lugar de pesca luego de 1 hora y monedas de navegación. Inmediatamente comenzamos con los casteos, luego de los primeros cinco o seis lances llegaron los primeros ataques. Jose capturó un lindo juvenil de dorado y Yo recibí un ataque intenso que termino en victoria del pez, después de un salto espectacular. Por doquier se veían saltar y comer a los peces sin embargo, poco a poco, empezaron a espaciarse los ataques. Fue entonces cuando Lucas nos propuso realizar unas pasaditas de trolling en busca de los verdaderos monstruos que habían capturado días atrás. Allí comenzó la verdadera fiesta, entre pasada y pasada se dieron incontables ataques e increíbles manqueadas. Nuestro guía no podía creer la cantidad de monstruos que se nos estaban escapando.

 

Un salto memorable por acá, otro más allá y los dorados nos seguían ganando en la lucha, hasta que llegó la sentencia de muerte del amigo Jose: “El próximo que tenga una ataque, clave o no, saque o no, prepara los sandwiches“. Imagínense cómo estaríamos que rondando las 15hs, aún no habíamos parado ni a picar algo. Luego de esa pasada tuve que preparar el almuerzo gracias a un bello dorado que puede subir a la lancha. Satisfecho y con apetito preparé todo, comimos mientras el resto del equipo seguía con sus búsquedas de monstruos y, luego de comer, otra vez a intensificar las pasaditas de trolling y los casteos ante cada frenada de la lancha. En la historia de la pesca Manquera quedará esa terrible clavada y corrida que recibió Lucho, que terminó por sacarle todo el multi del carrete, se lo cortó y casi explotó su vara. En la opinión del experimentado guía, no era otra cosa que un hermoso suru pero eso nunca lo sabremos, solo nos quedará su carita de asombro y dudas.

Así llegamos casi el final de la tarde con innumerables capturas y muchas pérdidas. Cuando la tarde tocaba a su fin, Lucas nos anunció que haríamos la última pasada y emprenderíamos la vuelta. Cuán grande fue la sorpresa de todos cuando a los pocos metros de pasar por el sitio elegido Cristian, Lucho y Yo recibimos ataques firmes y furiosos que solo podían significar una cosa: chafalotes. Ahí nomás retomamos los remansos y continuamos a puro chafas y doradillos durante otra hora más. Esta vez sí, extenuados y más que satisfechos, emprendimos el regreso de un día que quedará en nuestra memoria por siempre.

En cuanto a los equipos empleados por cada miembro, Lucho empleo una hermosa vara Sumax Bulgary de 8-17lbs con un reel Shimano Curado 201, mientras que Cristian uso un equipo Marine Sport compuesto de vara Brisa 12-25 lbs y reel Bit Game SW Titán 300. Jose, por su parte, utilizó una vara G-loomis 10-17 lbs con reel Shimano Curado 201 hg para bait y un equipo fomado por vara Fendwich HMX de 12-25 lbs con reel Abu Garcia Black Max. En lo que a mi respecta comencé con un equipo compuesto por una vara Daiwa Triforce de 10-20lbs para bait y luego cambié a una hermosa vara Eagle Clow Powerlight de 15-30lbs para trolling, ambas acompañadas por mi reciente compra, un bello reel Abu Garcia Revo Toro51 Ambassadeur.

Una aventura más de Manqueando Monstruos, esta vez con el servicio increíble de #OceanicTravel. nHasta la próxima aventura. Buena pesca y mejor devolución.
Gentileza de José Tártara 

Leave A Reply