05/11/19 Travesía Correntina en Kayakfishing

0

Se pasó otra travesía de pesca y no fue simplemente una más, fue especial porque la planificamos aún sabiendo que el clima iba a ser adverso…

Ojo, tampoco comemos vidrio. La lluvia no nos preocupaba pero si el tema viento y rayos, que los tuvimos por lo que llevamos cañas de fibra, por las dudas. Si se acercaban o intensificaban parábamos, por suerte no llegamos a ese punto.

Arrancamos el día Sábado con algunas gotas pero con muchas esperanzas. Ni bien nos tiramos al agua tuve un hermoso ataque en mí caña, encarnada con una morena, que me dejó solo con la mitad de la misma. Tres perros del camping nos seguían por la costa y se tiraban al agua para intentar sumarse a la aventura. A los pocos metros un feroz ataque en mí señuelo me hizo explotar el corazón! Pero la excitación duro poco, el multifilamento del reel no aguanto la pelea y se terminó cortando perdiendo así no solo un hermoso pique sino que también un señuelo de p**** madre.

Al seguir avanzando nos empezamos a encontrar con infinidad de lanchas, se ve que el Paraná estaba muy feo y salieron todos para el río Corrientes. Al pasar una de las lanchas, a unos 100 metros, empiezo a tirar señuelos contra un prometedor barranco y enganchó mí señuelo con una línea. Empiezo a girar el kayak para desenganchar y el guía, pensando que tenía un pique, comienza a pegar cañazos. ¿Resultado final? Mí multifilamento se enrienda con un pasa hilo y los tirones del guía hacen que mí caña de dos tramos se desacople por lo que el segundo tramo quedo colgando del multifilamento. A pesar de mis gritos, el guía no paraba de tirar provocando el corte de mí línea y la pérdida de la parte superior de mí caña.

Inmediatamente recojo el multi, guardo mí pedazo de caña y empiezo a remar río arriba, Para, aunque sea, recuperar mí señuelo. Al llegar el guía me pide perdón y Yo hago lo mismo diciendo que no esperaba encontrar su línea a 100 metros del bote. Conclusión, una caña menos para mí y una calentura galopante que afortunadamente se me pasó enseguida (ese lugar es mágico jaja). Arme una caña de fibra que había llevado por el tema rayo y seguí pescando. Para ese entonces Sergio ya había sacado un hermoso dorado que devolvió como corresponde. Al rato otro ataque al señuelo que también terminó en corte!!! No, el multi de mil batallas había empezado a fallar.

Enseguida cambio de reel y a seguir pescando. La zona caliente ya había pasado, los piques empezaron a ser más pausados y aparecieron las palometas, y…. que palometas! Piques que hacían explotar las cañas y hacernos pensar que detrás había un tan deseado dorado cuando simplemente era una palometa. Llinda, potente pero palometa al fin. A todo esto, habiendo recorrido fácil unos 10 kilómetros, decidimos parar a almorzar. Buscamos una playa en una de las islas y desembarcamos. Sacamos mesa, sillas y comimos una buena picada acompañada de unas hamburguesas. Los perros que nos habían acompañado cruzando el río, en varias oportunidades, se pusieron a descansar al rededor nuestro. Algún premio se llevaron.

 

Seguimos intentando alguna captura de costa obteniendo solo más palometas. Una vez concluido el almuerzo nos agarro un chaparrón que ya veríamos venir. Guardamos todo y seguimos río abajo viendo cómo nuestros amigos de cuatro patas nos miraban alejarnos. Esperamos hayan vuelto sin problemas al camping. Continuamos viaje y continuaron las palometas. Alrededor de las 16 o 17 hs por fin nos alcanzo la tormenta que parecía nos giraba alrededor esperando el momento de atacarnos. Yo jodía que me sentía “Forrest Gump” cuando contaba que en Vietnam llovía desde abajo (por como salpicaba el agua al caer).

Empezamos a remar con un poco mas de intensidad para llegar cuanto antes al lugar donde teníamos pensado acampar. Poco antes de llegar apaciguó la lluvia e hicimos una parada para intentar pinchar unos dorados que veíamos comer en una corredera al costado de una isla. Martincito logro pincharlo pero se le soltó antes de poder culminar la captura. Seguimos avanzando al lugar de acampe, estaba a no muchos metros de la isla. Armamos campamento con un espectacular sobretecho de 4 metros que había llevado Sergio, utilizando los dos angler para atar los vientos laterales y su gamma en uno de los extremos.

Una vez que terminamos seguimos con la pesca. Martín dio con un lindo dorado que terminó dentro del caldero (ese no se devolvió) y no solo se lució con el dorado sino que también se preparó unos chorizos a la pomarola espectaculares!! Ya de sobre mesa, al rededor de las 22 hs, se largo otra tormenta que no paro hasta las 7 am del Domingo cuando levantamos campamento. Metimos las 4 carpas individuales dentro del sobre techo y les pusimos por arriba un nylon que llevamos para ese propósito. A la carpa de Sergio le colocamos otro nylon y dormimos todos secos.

El día Domingo empezaba la parte más esperada de la travesía: entrar en el Delta de Esquina. Remamos los primeros metros para luego dejarnos llevar por la corriente que se había intensificado por la lluvia de la noche. Ahí, Gustavo, logro pinchar su tan deseado dorado. Realizamos un parada en una playa prometedora en la intersección de dos lindos arroyos y aprovechamos para comer. En ese momento me tocó a mí pinchar un doradillo como para no volverme zapatero. También encontramos una playa donde había movimiento de taruchas, ahí lamentablemente nuevamente la pérdida de mí caña de bait, no logré clavar ninguna.

Íbamos bajando y las palometas seguían activas, hasta que de repente la caña de Sergio pegó un linda corrida producto de un lindo cachorrito que rompió con la monotonía de las palometas, que para ese momento atacaban hasta un señuelo. Ya arrimando a Esquina, Lopez pudo clavar su doradillo y en el tramo final dimos con unos lugares infectados de taruchas donde hicimos los últimos tiros antes de llegar al camping. En resumen un viaje increíble, gracias Corrientes!

Gentileza de Martin Arango

Sobre el Autor

Senti La Pesca

El Portal Que Trae Pique | Toda la info que el pescador necesita para armar su salida de pesca: Notas, Noticias, Relevamiento, El Pique de la Semana, Comercios, etc. Contacto: info@sentilapesca.com.ar.

Dejar un comentario