Comunicado Científico: No se permite matar tiburones

0

Científicos argentinos y diferentes organizaciones se unen en REPUDIO TOTAL a la matanza de tiburones registrada en estas últimas semanas. A raíz de lo sucedido van a pedir y sugerir a las autoridades correspondientes de cada zona “MÁS Y MEJORES CONTROLES”..

Todos aquellos que quieran pueden compartir o comentar, para que cada día más personas se enteren que NO se permite “matar tiburones”.

Esta vez no les traigo noticias de sorteos, de equipos, ni de viajes o técnicas de pesca, es algo mucho más importante donde todos tenemos que estar unidos, pues hoy se pide devolver a los tiburones pero quizás, quien sabe sea el punta pie inicial para hacerlo extensivo hacia otras especies de río también muy castigadas y el gobierno actúe, van a ver la cantidad de científicos como organizaciones que formulan y firman el comunicado, creo es histórico! Ojalá tengan el tiempo y las ganas de leerlo. Gracias amigos!!

Tras el triste vídeo viralizado por las redes de público conocimiento a nivel nacional, donde se matan y se burlan de 8 ejemplares de tiburón escalandrún (especie en peligro crítico de extinción para Argentina, Uruguay y Brasil), la comunidad de Biólogos, Científicos, Pescadores Deportivos, Clubs de Pesca y demás organizaciones, repudian esta matanza uniéndose para solicitar al estado más y mejores controles!!

 

 

Aprovechamos este informe para mostrar la foto de la línea permitida y recomendada para pescar tiburones de playa, la que también podría usarse desde embarcado a fondo. Sería ideal contar con anzuelos circulares, (el de la derecha), los cuales suben del interior y se clavan sólo en la boca del pez, haciendo más rápida y efectiva la devolución. A falta de ese tipo de anzuelo, pues no se consigue fácilmente en Argentina, (estamos viendo la forma de equipar gratuitamente a los interesados, esperando los subsidios correspondientes, dado que el proyecto se sustenta sobre el trabajo desinteresado de todo el grupo de pescadores y científicos sin fines de lucro), por eso si no contamos con ellos, se recomienda el anzuelo Mustad serie 3406 en tamaño 14/0, con la lanceta medianamente apretada, que además de ser oxidable facilita la extracción gracias a su pata larga, ya sea para costa o embarcado, de flote o de fondo.

Por favor “Basta de matarlos“, todo tiburón capturado, foto y al agua!!

Hoy la mayoría de los pescadores aprendimos a pescar y soltar peces que hace años matábamos por ignorantes…y no solo tiburones, sino también se devuelven otras especies de río con poblaciones comprometidas. Trabajé varios años concientizando a muchos colegas y amigos (que hoy son los pilares más importantes del proyecto) mostrando en revistas y programas de tv que el camino a seguir “era el de la liberación” de ese pez tan maravilloso, “click” que llegó a mi tras sentir pena por sacrificar semejante animal, algo que estaba permitido hace años, donde el pescador hasta era premiado saliendo en tapas de revistas.

Esa es la enseñanza que heredamos de los viejos pescadores, pero ahora que vivimos en un mundo super informado sabiendo que son peces en extinción, bajo ningún punto de vista podríamos seguir con esa actitud, debiendo dejarle a los niños que son el futuro, un mensaje muy diferente. Se sumó a mis ganas de liberarlos, que llegará a mis manos la tesis doctoral del científico argentino Luis Lucifora, (hoy forma parte del presente comunicado), que se instaló en San Blas para estudiar a nuestros grandes tiburones costeros, quien registró y contabilizó en los años 2000 la muerte con “caña y reel” de más de 1500 ejemplares por temporada, entre escalandrunes, bacotas, gatopardos y cazones… una vergüenza nacional en una zona declarada reserva.

Por suerte hoy en dicha ciudad se actúa diferente, hay guías muy profesionales que sueltan y aunque sabemos que algunos pocos continúan matando, con el tiempo estimamos que van a reaccionar y así tener que dejar de hacerlo para que realmente San Blas sea el Paraíso del Pescador Deportivo, y no regresen jamás esas gancheras repletas de animales en extinción colgados y ensangrentados. Estos amigos y guías reconocidos de ciudades de toda la costa se sumaron de a poco y hace años actúan como verdaderos pescadores deportivos actualizados. Este logro y cambio tuvo que ver, además, gracias a unirnos junto a los biólogos Dr. Juan Martín Cuevas y Dr. Gustavo Chiaramonte, directores del proyecto Conservar Tiburones en Argentina, con quienes reclutamos pescadores deportivos de diferentes ciudades para formar el grupo Conservar Tiburones en Argentina!!

Nos viene bien esta publicación de “REPUDIO TOTAL” por el vídeo en cuestión para informar a quienes comienzan, o para reforzar conocimientos a los que ya saben, cuáles son las líneas permitidas por reglamento. Si pescamos embarcado y utilizamos líneas de flote andan perfecto los anzuelos tipo Mustad 3406 número 14/0, bacotas o martillos se pueden pescar y liberar fácilmente como vemos en infinidad de vídeos que difundimos desde hace más de 15 años. Con respecto a los anzuelos circulares, los usé en Estados Unidos en líneas de fondo para la pesca y devolución de tiburones de hasta 200 kilos de peso y ante la creencia popular entre pescadores de ser anzuelos que “no clavan” por tener su punta doblada hacia adentro, les cuento que son muy pero muy efectivos. Además de subir desde el interior y sólo clavarse en la boca de los peces, no tuvimos ni un solo pique errado.

En varios países los pescan, etiquetan y devuelven, no podemos seguir permitiendo estas acciones detestables, estamos en 2019 y todo pescador sabe que debe pescar y soltar! Aquí les dejo en la foto del posteo las líneas recomendadas y el equipo de marcado Científico de Conservar tiburones en Argentina que consta del punzón, las marcas tipo “espagueti” y la “cinta métrica”, para que además de marcarlos podamos registrar el largo del animal, dato clave para el estudio, que con el paso de los años irá dando resultados, y mientras tanto, estos peces no mueren más y pueden continuar reproduciéndose.

Seguimos reclutando pescadores para ayudar al trabajo biológico, todos aquellos que quieran sumarse a los más de 100 pescadores registrados sólo deben escribir un mensaje privado a la página de Conservar Tiburones en Argentina, y verán la forma de equiparlos gratuitamente con todo.

Ya se marcaron más de 500 animales gracias a los tantos integrantes que ayudan a los Biólogos, quienes realizan un trabajo impecable, tiburones que hoy “continúan con vida en el mar” y no terminaron con su mandíbula colgada y abandonada en una pared. El cambio llegó y sabemos que Policia y Prefectura Naval están actuando tras lo sucedido, labrando las actas y multas correspondientes, que se suman a otras de años anteriores. Se solicita a pescadores particulares que filmen a los guías que violan las reglas, a toda persona que vea traer a costa tiburones en embarcaciones ya sea en puertos o playas, barcos o botes pequeños, o si ven a pescadores de playa que pesquen y maten tiburones, pueden denunciarlos a Prefectura Naval marcando 106, y Policía al 911.

 

También se recuerda a las bajadas náuticas, Clubs, o entradas a playas que por disposición del Ministerio de Asuntos Agrarios deben tomar las debidas precauciones y medidas para con los pescadores que utilicen sus instalaciones y servicios para acceder al mar, debiendo informar a las autoridades sin excepción y con la debida celeridad del caso, al observar la captura y muerte de animales protegidos. Está aclarado en el reglamento que son Igualmente responsables si no lo hicieran y faciliten realizar estas acciones prohibidas. Los que comparen o repitan la triste frase “si los barcos matan yo también” o “con la caña no se hace daño“, por favor, lean la tesis doctoral del Dr. Lucifora, busquen en la web e infórmense antes de opinar sin saber y verán el daño que hace la caña sin control con estas especies en particular.

No vamos a gastar más energía en gente que sólo quiere justificar seguir matando tiburones bajo el nombre de la pesca deportiva y violando todas las reglas del Ministerio de Asuntos Agrarios, seres que desprecian la naturaleza, aquellas personas a los que les dá igual contaminar, arrojar basura, matar animales protegidos, etc, etc… quienes necesitan reaccionar y ver que la tierra, nuestra casa no tiene repuesto. Los barcos tienen limitada también la captura de tiburones, la fiscalización es llevada a cabo por otros entes, por eso necesitamos entre todos seguir promoviendo estas noticias para que se presione a las autoridades y los controles sean más efectivos tanto para deportivos como comerciales.


COMUNICADO DE PRENSA | Leer 👇

CIENTÍFICOS ADVIERTEN SOBRE LA NECESIDAD DE RESPETAR LA REGLAMENTACIÓN VIGENTE Y CONSERVAR A LOS TIBURONES DEL MAR ARGENTINO

El 11 de Enero pasado se difundió en medios periodísticos y redes sociales un vídeo que muestra a pescadores supuestamente recreativos en una embarcación semirrígida con una captura ilegal de 8 tiburones de la especie conocida comúnmente como “Escalandrún” (Carcharias taurus) en aguas frente a Mar Chiquita, provincia de Buenos Aires. En principio, la pesca que se muestra en el vídeo es ilegal porque viola la Disposiciones Nº 217/2007 y 78/2014 de la Provincia de Buenos Aires. Estas reglamentaciones establecen la “devolución obligatoria de los tiburones” capturados de las especies Escalandrún, Bacota (Carcharhinus brachyurus), Gatopardo (Notorynchus cepedianus), Martillo (Sphyrna zygaena) y Cazón (Galeorhinus galeus), limitan el número de cañas por pescador y también estipulan la modalidad de “armado del aparejo” de captura.

Estas reglamentaciones tienen como objetivo conservar y hacer un uso sustentable de las poblaciones de grandes tiburones del Mar Argentino. Se basan en conocimiento científico de la biología de esas especies en aguas argentinas acumulado durante muchos años, que indican que estos tiburones tienen un muy bajo ritmo reproductivo y que sus poblaciones han sufrido disminuciones severas.

El Escalandrún es un tiburón de aparición estacional en Argentina que se mueve entre Argentina, Brasil y Uruguay, por lo que se ve afectado por actividades pesqueras de estos tres países. Las hembras se reproducen a partir de los 14-15 años de edad y a partir de ahí, dan a luz a dos crías en cada parición, con una frecuencia máxima de una vez cada dos años. Las costas bonaerenses son muy importantes en el ciclo de vida de esta especie, ya que en estas aguas tendría lugar el apareamiento, lo cual es fundamental para la preservación de la especie. Los últimos análisis científicos indican que la abundancia de esta especie ha disminuido drásticamente en el país. En efecto, la población de este tiburón compartida entre Argentina, Brasil y Uruguay está catalogada como “En Peligro Crítico de Extinción” por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, que es la principal organización internacional dedicada a la evaluación y conservación de la biodiversidad (https://www.iucnredlist.org/species/63163/12625032). Es un tiburón que se alimenta de peces medianos (principalmente Pescadillas, Corvinas, Gatuzos, Rayas) y su dentición no está adaptada a cortar trozos de sus presas. Por este motivo, en general, traga a sus presas enteras y no se alimenta de presas mayores que el tamaño de su boca.

Los pescadores de tiburones responsables siguen la recomendación de la reglamentación vigente y colocan a unos 30 cm del anzuelo una boya mediana (del tamaño de un pomelo). También es recomendable el uso de anzuelos circulares, que son más propensos a clavarse en la boca. Los abajo firmantes somos profesionales de las Ciencias Biológicas especialistas en distintos aspectos de la biología de los tiburones y otros peces.

Por este medio, queremos expresar nuestra preocupación por los actos irresponsables e ilegales como las que se muestran en el vídeo aludido que, lamentablemente, siguen siendo comunes todos los veranos. Por todos estos motivos instamos a todos los pescadores a “cumplir con las normativas vigentes” SOLO SE PERMITE LA PESCA CON DEVOLUCIÓN. Además, solicitamos a las autoridades que ejerzan los controles necesarios para asegurar que las reglamentaciones se cumplan. Finalmente, pedimos a toda la ciudadanía que haga un uso responsable de los recursos naturales; la conservación de los tiburones, del ecosistema marino y, en última instancia de nuestra propia especie, “dependen de las acciones de cada uno de nosotros“.

FIRMANTES | Nombre Institución

  • Felipe Alonso Instituto de Bio y Geociencias del Noroeste Argentino, Universidad Nacional de Salta – CONICET, Rosario de Lerma, Salta.
  • Federico Argemi Acuario, Fundación Temaikèn, Escobar, Buenos Aires.
  • Cynthia A. Awruch Centro Para el Estudio de Sistemas Marinos, Centro Nacional Patagónico, CONICET, Puerto Madryn, Chubut.
  • Santiago A. Barbini Laboratorio de Biología de Peces, Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras, Universidad Nacional de Mar del Plata – CONICET, Mar del Plata, Buenos Aires.
  • Mauro Belleggia CONICET e Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero, Mar del Plata, Buenos Aires.
  • J. Federico Bernasconi Grupo Condros, Centro de Investigación Aplicada y Transferencia Tecnológica en Recursos Marinos “Almirante Storni”, Universidad Nacional del Comahue – CONICET – Gobierno de Río Negro, San Antonio Oeste, Río Negro.
  • Gustavo E. Chiaramonte Estación Hidrobiológica de Puerto Quequén, Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia”, CONICET, Puerto Quequén, Buenos Aires, y Ciudad de Buenos Aires.
  • Darío Colautti Ecología de Peces, Instituto de Limnología “Dr. Raúl A. Ringuelet”, Universidad Nacional de La Plata – CONICET, La Plata, Buenos Aires.
  • N. Marina Coller Grupo Condros, Centro de Investigación Aplicada y Transferencia Tecnológica en Recursos Marinos “Almirante Storni”, Universidad Nacional del Comahue – CONICET – Gobierno de Río Negro, San Antonio Oeste, Río Negro.
  • Jorge H. Colonello Programa Pesquerías de Condrictios, Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero, Mar del Plata, Buenos Aires.
  • Federico Cortés Programa Pesquerías de Condrictios, Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero, Mar del Plata, Buenos Aires.
  • Juan M. Cuevas Wildlife Conservation Society de Argentina; y División Zoología Vertebrados, Museo de La Plata, Universidad Nacional de La Plata, La Plata, Buenos Aires.
  • Gabriela E. Delpiani Laboratorio de Biotaxonomía Morfológica y Molecular de Peces, Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras, Universidad Nacional de Mar del Plata – CONICET, Mar del Plata, Buenos Aires.
  • Edgardo E. Di Giácomo Grupo Condros, San Antonio Oeste, Río Negro.
  • Juan M. Díaz de Astarloa Laboratorio de Biotaxonomía Morfológica y Molecular de Peces, Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras, Universidad Nacional de Mar del Plata – CONICET, Mar del Plata, Buenos Aires.
  • Daniel E. Figueroa Laboratorio de Biología de Peces, Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras, Universidad Nacional de Mar del Plata – CONICET; y Departamento de Ciencias Marinas, Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, Universidad Nacional de Mar del Plata, Mar del Plata, Buenos Aires.
  • Francisco Firpo Lacoste Dirección de Gestión Ambiental de los Recursos Hídricos y Acuáticos, Área de Recursos Acuáticos, Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Ciudad de Buenos Aires.
  • Mirta L. García CONICET y División Zoología Vertebrados, Museo de La Plata, Universidad Nacional de La Plata, La Plata, Buenos Aires.
  • Verónica B. García Programa Marino, Fundación Vida Silvestre Argentina, Mar del Plata, Buenos Aires.
  • Sebastián E. Gómez División Zoología Vertebrados, Museo de La Plata, Universidad Nacional de La Plata, La Plata, Buenos Aires.
  • Natalia M. Hozbor Programa Pesquerías de Condrictios, Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero, Mar del Plata, Buenos Aires.
  • Valeria Gabbanelli Laboratorio de Biotaxonomía Morfológica y Molecular de Peces, Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras, Universidad Nacional de Mar del Plata – CONICET, Mar del Plata, Buenos Aires.
  • Alejo J. Irigoyen Red de Trabajo en Pesquerías y Ecosistemas Costeros, Centro para el Estudio de Sistemas Marinos, Centro Nacional Patagónico, CONICET, Puerto Madryn, Chubut.
  • Juan Iwaszkiw División Ictiología, Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia”, CONICET, Ciudad de Buenos Aires.
  • Julieta A. Jañez Acuario, Fundación Temaikèn, Escobar, Buenos Aires.
  • Andrés J. Jaureguizar Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia de Buenos Aires; Instituto Argentino de Oceanografía y Universidad Provincial del Suroeste, Coronel Pringles, Buenos Aires.
  • Hugo L. López División Zoología Vertebrados, Museo de La Plata, Universidad Nacional de La Plata, La Plata, Buenos Aires.
  • Luis O. Lucifora Instituto de Biología Subtropical, Universidad Nacional de Misiones – CONICET, Puerto Iguazú, Misiones.
  • Ezequiel Mabragaña Laboratorio de Biotaxonomía Morfológica y Molecular de Peces, Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras, Universidad Nacional de Mar del Plata – CONICET, Mar del Plata, Buenos Aires.
  • Ana M. Massa Programa Pesquerías de Condrictios, Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero, Mar del Plata, Buenos Aires.
  • Fernando J. Meijide Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, Universidad de Buenos Aires; e Instituto de Biodiversidad y Biología Experimental Aplicada, Universidad de Buenos Aires – CONICET, Ciudad de Buenos Aires.
  • Matías Pandolfi Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, Universidad de Buenos Aires; e Instituto de Biodiversidad y Biología Experimental Aplicada, Universidad de Buenos Aires – CONICET, Ciudad de Buenos Aires.
  • Raquel Perier Grupo Condros, San Antonio Oeste, Río Negro.
  • Juan J. Rosso Laboratorio de Biotaxonomía Morfológica y Molecular de Peces, Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras, Universidad Nacional de Mar del Plata – CONICET, Mar del Plata, Buenos Aires.
  • David E. Sabadin Laboratorio de Biología de Peces, Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras, Universidad Nacional de Mar del Plata – CONICET, Mar del Plata, Buenos Aires.
  • Marina Sammarone Programa Pesquerías de Condrictios, Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero, Mar del Plata, Buenos Aires.
  • Gustavo M. Somoza Instituto Tecnológico de Chascomús, Universidad Nacional de San Martín – CONICET, Chascomús, Buenos Aires.
  • Franco Teixeira de Mello Ecología y Gestión Ambiental, Centro Universitario Regional Este, Universidad de la República, Maldonado, Uruguay.
  • Leonardo A. Venerus Red de Trabajo en Pesquerías y Ecosistemas Costeros, Centro para el Estudio de Sistemas Marinos, Centro Nacional Patagónico, CONICET, Puerto Madryn, Chubut.

Como conclusión final, esperamos que un día la “totalidad” de los pescadores deportivos argentinos cambien su manera de actuar y pensar, respetando los reglamentos vigentes y actualizándose día a día para lograr un mejor manejo y cuidado de los ejemplares para practicar su pesca y devolución. Por supuesto que no sucedan “nunca más” estas matanzas de peces protegidos, se incrementen los controles de las autoridades correspondientes y se multe como indica la normativa a quienes los continúen matando.

Para aquellos que quieran informarse, les recomiendo buscar en la web la tesis doctoral del científico argentino Luis Lucifora, para que todos los pescadores deportivos/recreativos se instruyan correctamente y sepan que la pesca deportiva con sacrificio de estos peces en particular produce un impacto negativo que puede ser irreversible para el futuro de sus poblaciones. Usar las líneas recomendadas, es necesario para actuar como verdaderos pescadores deportivos actualizados, cuidando ese detalle podrán continuar pescando por siempre, como sucede hace años en los tantos países y sitios avanzados del mundo.

Gentileza de David Dau

About Author

Senti La Pesca

Leave A Reply