Amigos que nos dió la pesca deportiva

0

Días atrás les conté que creo que la pesca cura porque nos entretiene y porque nos pone en contacto con la naturaleza. Pero hay otra razón por la que sana: es una gran excusa para pasar maravillosos momentos con amigos…

He perdido muchos amigos por causa del periodismo de pesca. A esos amigos que todos solemos tener porque nacen del colegio, el barrio o el trabajo y muchas veces no les he podido seguir el tranco dado mis frecuentes viajes de pesca por trabajo. Les pido perdón. Sin embargo, como contrapartida, la pesca me ha dado grandes amigos, aquellos que han trascendido la jornada de pesca o el tema de la pesca en sí.

Aquellos que me han ayudado económicamente cuando no tuve el dinero necesario.. aquellos que me han dado un consejo de mucha utilidad para la vida, hasta aquellos que me mimaron o me retaron cuando lo necesité. La pesca me ha dado amigos y nada mejor que compartir una jornada entre amigos. Si bien la pesca es un deporte individualista que exige al máximo las condiciones o habilidades personales, es maravilloso ir a pescar con amigos. Aunque a lo mejor durante la jornada de pesca hemos andado separados buscando el pique, el camino de ida y el viaje de vuelta son recuerdos imborrables de muchas salidas.

 

¿Quién no viajó con sus amigos a pescar soñando en cómo sería ese maravilloso día y volvió armando la próxima salida? a minutos no más de haber guardado las cañas. ¿Quién no disfrutó del placer de desayunar en la ruta con los amigos de pesca o cenar a la vuelta para contar anécdotas? ¿Quién, con sentido de novedad, no repitió mil veces el mismo comentario o la misma situación vivida años anteriores y fue “víctima” de amigos que también han contado sucedidos una y otra vez?

Si bien es un desafío individual, la pesca es hermosa cuando se encara como salida de amigos. ¿Se puede competir? Sin lastimar, puede ser lindo. ¿Se puede cargar al otro? Sin lastimar, también. Alguna vez me pregunté ¿qué siento cuando un amigo pesca.. pesca y pesca pero Yo no saco nada? Sea en una misma situación, por ejemplo, o en una misma lancha. Al principio me daba bronca, hasta envidia, pero con el tiempo aprendí a alegrarme en sus alegrías, lo que también me ayudó a ser fuerte en sus tristezas para ayudarlos.

No es fácil: requiere hacer de la amistad un ejercicio consciente. Pero ¡qué hermosa sensación cuando un amigo pesca y pesca muy bien! ¡Qué lindo extender su mano y felicitarlo o sacarle una foto! Aunque suspenda mi momento de pesca, aunque me pierda una pieza latente, ¡qué hermoso es estar allí con un amigo!”

FELIZ DÍA A TODOS ESOS AMIGOS QUE NOS DIÓ LA PESCA
Gentileza de Naturaltube | Texto Especial Día del Amigo por Nestor Saavedra

Sobre el Autor

Naturaltube

Grupo de profesionales especializados en comunicación unidos por la misma pasión: pesca y naturaleza.

Dejar un comentario