22/02/19 Tarariras “lujaneras” de Febrero

3

Hace dos fines de semana decidí volver a uno de mis pesqueros favoritos en el medio del campo. La idea era volver a visitar a los dos o tres lugares que me han dado alguna captura de tararira en el Río Luján…

La verdad es que nunca he pescado ni cantidad ni calidad y muy pocas veces he vuelto zapatero. Me encontré con dos escenarios completamente distintos con sólo una semana de diferencia. El primer Sábado me encontré con un río en bajante pero con un nivel de agua muy alto, de hecho para llegar hasta el río, el último kilómetro era todo agua y barro… y Yo de zapatillas. Los factores comunes de las salidas fueron varios: me fui preparado sólo con ranas caseras, llevé para hacer unos choris, a las 15hs ya estaba en casa, tarariras de tamaños respetables y una buena fresca para brindar con el entorno.

¿Te fuiste sólo, loco? Ja! Que pregunta! Si nadie viene, Yo voy… a no ser que se esté cayendo el mundo, de todas formas he salido en condiciones climáticas bajo las cuales mas de uno ni lo piensa como alternativa… Pero bueno, la locura es así. ¿Pesca? Bien, el primer Sábado realmente pensé que no iba a pescar nada, estaba prácticamente entre dos trasmallos, había muchísima agua y en los desbordes que podía llegar a andar alguna a las perdidas, pero nada. Ya casi era la hora de prender el fuego y seguía casteando… ya no me quedaba lugar por rastrillar. Me tomo un descanso. Corto unas ramas y enciendo el fuego; me siento y tomo algo fresco porque el calor ya apretaba.

 

No tenía indicios de poder capturar nada, mucha agua, carpas a montones por todos lados, pero ninguna taru amenazando a la cantidad de mojarras que había. Tomo aire y sigo, mientras volvía a los lugares de siempre miro de reojo en la costa de enfrente una entradita de agua entre los yuyos. Era un tiro largo, de unos 20/25 m, bien al límite de mi alcance. Ni siquiera había terminado de llegar al lugar óptimo y ya ensayé mi casteo, parece que a veces las cosas sin mucha premeditación salen mejor. Muevo la rana de la costa hacía adentro y a los 2 metros aproximadamente… ATAQUE! No podía perderla! Sabía que era la oportunidad del día.

La verdad, no sentí nada extraordinario en cuanto a la violencia del ataque, se ve que mordió y salió nadando para mi lado. Ya cuando llegó a mi costa, la vi… una hermosa tararira que me obligó a dejar que se canse para poder levantarla sin hacer ninguna “macana”. Precioso pescado! Momento capturado en video desde el primer momento, fotos y al agua. Con el objetivo cumplido, me quede tranquilo un buen rato disfrutando de los choris, la sombrita y una merecida fresca.

Segunda salida, mismas expectativas de pesca
Imaginaba el río un poco más bajo… pero estaba mucho más bajo de lo que imaginaba. En los desbordes sólo había barro… un lodazal pocas veces visto. Esta vez el agua estaba muy baja en las entradas al río, pero bueno. Si había alguna, tenía que estar cerca de la barranca con poca agua. Calculo que a cerca de las 9am ya estaba pescando, casi al comienzo tengo un hermoso ataque que me apuré al clavar, la moví unos dos metros y no supe más de ella. Lamentaba haber perdido el primero, pero me agarró de sorpresa. Sigo sigo y nada.

 

Me cambió de lugar para pescar en sentido contrario a como lo venía haciendo, desde lo más playo hacía lo mas profundo. El ataque fue casi instantáneo, una linda pelea y tuve mi primer captura. Ya había enderezado la nave desde temprano nomas. Cambio de lugar, una especie de bahía donde el agua corre lento y en sentido contrario al río. Normalmente en estos lugares hay que buscarlas pegadas a las barrancas y al fondo, a los 20 minutos ya tenía mi segunda captura de un tamaño bastante respetable para lo que solía darme este pesquero.

Ya cerca de las 11am decido mi lugar para hacer mi campamento y disfrutar del almuerzo. Tenía que cruzar un hermoso barrial, que hasta hacía exactamente una semana estaba con al menos 1 metro de agua, asi que imagínense. Llego y armo mi humilde fogón. Busco en un desagüe del campo que tenía una buena profundidad y me estaba esperando! La tercera… ahí me doy cuenta que había dejado la cámara y el teléfono en el primer pesquero… no me quedó otra que liberar y volver. Ya que me había enterrado en el barro, llevo la caña y paso a una playada que me costó bastante llegar. Veía mucho movimiento! Pero cuando llego (con el doble de barro y con la lengua afuera), veo que eran carpas… que decepción! No había llevado el equipo de fly, sino tal vez intentaba pescar alguna.

Tiro señuelos para todos lados y ya me estaba arrepintiendo de haber ido hasta ahí. Pero bueno, sigo intentando hasta que a mis espaldas siento una zambullida que me sonó a ataque, recojo lo más rápido que pude y pongo el señuelo unos metros atrás de los rastros de la aureola que quedó en el agua… de no creer… se ve que estaba debajo de donde cayó el señuelo, casi que al vuelo! Esta fue la mejor captura de la jornada. Después de las fotos y la devolución vuelvo a cruzar el barrial para ya disfrutar de mi almuerzo y una pesca UL con carnada que disfruté muchísimo.

A seguir pescando muchachos!!! Suerte!
Gentileza de  Christian Andrés López

3 comentarios

  1. Avatar

    Hola buenas tardes, en que zona del rio Luján se dio esta pesca, porque hace rato que en un tramo importante de río no se obtiene capturas

    • Avatar

      Buenas Damian, comunicate con Cris, capaz puedan compartir alguna jornada, ya que seguro como vio en muchos post, los lugares precisos de pesca como en estos casos muchos pescadores no quieren decirlo por la depredación y el daño que hacen, aún asi sabiendo que hoy en dia tener ese lugarcito para ir a pescar y que sabes que cuando volves a ir tenes pique cuesta mucho. Saludos, gracias desde ya por confiar en nosotros

  2. Avatar

    Hola buenas tardes, en que zona del rio Luján se dio esta pesca, porque hace rato que en un tramo importante de río no se obtiene capturas

    • Avatar

      Buenas Damian, comunicate con Cris, capaz puedan compartir alguna jornada, ya que seguro como vio en muchos post, los lugares precisos de pesca como en estos casos muchos pescadores no quieren decirlo por la depredación y el daño que hacen, aún asi sabiendo que hoy en dia tener ese lugarcito para ir a pescar y que sabes que cuando volves a ir tenes pique cuesta mucho. Saludos, gracias desde ya por confiar en nosotros

Dejar un comentario