18/09/19 A los palos en La Paz

0

El día Sábado 14/09, después de haber arreglado la salida con Gabriel Leis y Christian Spitzer con una anticipación de casi dos meses, fuimos en busca de los dorados en la localidad entrerriana de La Paz…

Teniendo en cuenta la distancia y las pocas ganas de manejar, alrededor de 1200km ida y vuelta, decidimos ir en micro y quedarnos una noche para volver descansados al día siguiente. Para quienes pretendan viajar de esta manera les comento que contratamos el viaje de ida con la empresa de transporte “Eta Kurtz”, la cual brindó un servicio puntual. Partimos a las 21:30hs de Retiro y llegamos a destino a las las 4:50 AM.

Una vez llegados nos dirigimos a nuestro lugar elegido, “Cabañas posta de sol”. Alrededor de las 6 de la mañana nos encontramos con Francisco Fernández, quien nos dejó instalarnos en la cabaña 4 mientras él hacía los preparativos previos a la salida. La embarcación con la que cuenta Francisco es IDEAL para la pesca deportiva, una Guaycurú 630 con un 150HP con plataforma de casteo, una hermosura.

Una hora después partimos rumbo a la bajada de lanchas, y nos encontramos con una demora: casualmente ese día se celebraba la fiesta de la Palometa, así que tuvimos que esperar un rato hasta poder bajar la lancha y emprender la partida hacia nuestro lugar de pesca. Esos momentos los sufrís porque no querés desperdiciar ni un solo minuto. La sangre te hierve, tenés la cabeza enfocada en la pesca. Pero para fortuna nuestra no tuvimos que esperar mucho. En pocos minutos la lancha ya estaba en el agua.

Navegamos alrededor de 50 minutos hasta llegar al primer point, una playada espectacular donde podían verse sábalos. Esto hacía intuir la presencia de dorados. Armados ya los equipos comenzamos los primeros tiros golpeando la costa del lugar. Los piques no se hicieron esperar, Gabi tuvo dos piques de dorados y logró alzar uno de ellos. Unos minutos más tarde Christian pudo levantar el segundo del día. En mi caso fue un día poco feliz, hasta cerca del mediodía no tuve un sólo pique más allá de que utilicé todos los señuelos habidos y por haber dentro de mi caja.

 

Cuando llegó el primero lo desperdicié, ya que por un descuido tenía la estrella del reel floja y todos sabemos que cualquier mínimo error el dorado no lo perdona. Primer salto, festejo…segundo salto, perdí la tensión de la línea y se fue. Ahí comenzó lo que para mi sería un día negativo, perdí alrededor de ocho dorados, algunos cerca de la embarcación y otros no tanto. En ese momento sentí indignación y bronca, porque fue unos de esos días en los que no te sale una bien. Son pocos esos días, pero pasan. Pensándolo en frío lo tomás de otra manera y entendés que esto forma parte de la pesca, que habrá revancha más adelante.

A lo largo del día Francisco se movió por todos lados haciendo largas pasadas en lugares óptimos para la pesca de dorados. Al hacer uso del motor eléctrico nos posicionó en los mejores lugares para poner el señuelo donde tiene que caer. Nos sorprendió la cantidad de barrancas y paleríos con los que cuenta esta zona del Paraná, una locura para cualquier persona que pesque con artificiales. Eso sí, la pesca fue bastante técnica, ya que para tener piques el señuelo debía caer en el punto justo, y ¿donde es ese lugar? Justo sobre la corredera o pegadito ahí, en el palo!!.

Utilizamos mayormente señuelos con paleta 1, gliding y tipo twich que eran los que tenían mejores resultados, ya que los ataques se daban apenas por debajo de la superficie. Siendo las 14hs, aproximadamente, se habían cortado los ataques son señuelos por lo que decidimos hacer un parate en la isla y aprovechar a comer una picada como tomar algo fresco ya que el sol picaba como si fuera un día de pleno verano. Así renovamos las energías para arrancar el segundo round.

En el segundo hubo un cambio radical: dejamos los señuelos de lado y arrancamos a la antigua con carnada (tanto gareteando como al golpe con morena). Ahí la situación se revirtió, comenzaron nuevamente los ataques donde se consiguieron alzar a la lancha más ejemplares de dorados. Ya caído el sol alternamos entre carnada y artificiales teniendo ataques en ambas modalidades. Hubo muchos piques a lo largo del día, calculamos más de 30 piques, muchos se perdieron pero otros tantos no.

Queremos agradecer a Francisco Fernández, un excelente guía y gran persona, un fenómeno total. Conoce mucho el río, le pone onda a lo largo todo el día y labura incansablemente para satisfacer a quienes lo eligen. No se queda en un lugar, busca el pescado, algo que no todos los guías hacen. Más allá de su servicio, nos sentimos muy a gusto con él, y como le dije personalmente voy a volver. Me tocó el día de “manquear”, pero la revancha se va a dar, y tengo fé en que la próxima me voy a llenar de escamas. Un día malo le puede tocar a cualquiera, nadie está libre, pero la pesca es así. Un día te va bien, otro no, pero tiene la ventaja de que SIEMPRE HAY REVANCHA.

También aprovecho a agradecer a Bahía Fishing Shop de nuestro amigo Chris Spitzer y su gente por proveernos gran parte de los señuelos utilizados a lo largo del día.
Gentileza de Nahuel Videla


Hace como él, envianos un mail a info@sentilapesca.com.ar y compartí tu salida

Sobre el Autor

Senti La Pesca

El Portal Que Trae Pique | Toda la info que el pescador necesita para armar su salida de pesca: Notas, Noticias, Relevamiento, El Pique de la Semana, Comercios, etc. Contacto: info@sentilapesca.com.ar.

Dejar un comentario