10/09/19 Visitamos el Rio Uruguay

0

Una jornada distinta desde todos los puntos de vista, que a fuerza de ganas y con la excelente e incansable labor del guia la revertimos…

A las 4.15am estábamos levantando a Ruben por Escobar y de ahí charter derecho a concepción del Uruguay. De pasada cargamos hielo, recargamos el termo con agua para el mate y enfilamos a la puerta de la guardería donde estaba esperándonos Gabriel “El Negro” (no se porque le dicen así) Osuna. Un Guía de un humor que no se apaga nunca, positivo como pocos. Lleva varios años pescando el Uruguay y teniendo sus propias canchas que siempre te dan resultado. A veces como el dice: “Es solo tiempo“.

Cargamos todo a la lancha, armamos las cañas y las de backup fueron al posacañas. La Guaycurú 6.30 ya estaba en el agua apurada por un 90HP imparable. En plena navegación se cortó el ritmo y al son de bueno chicas arrancamos la lluvia de señuelos. En cuanto al río estaba en 2 metros (altura estable) pero venia de estar crecido y con una bajante de 70 cm. A eso se sumaba el viento sur, pero igual buscábamos al milimetro.

La pesca es la de siempre, al golpe y al lado de los palos. A veces salen de los veriles y toman a mitad de camino, pero en este momento estaban pegaditos a los palos. Esto nos llevaba a realizar tiros precisos y a veces jugados (lease colgarla en algún árbol). Algo que es muy atractivo son los bancos de sábalos, esos momentos de remansos donde se ven las aletas, la presión pone el aire denso, el ruido del agua entre los palos, el “fzzzzzz” del multi saliendo del reel y la frescura del agua despedida por la carga al salir hacen un poema que todo pescador debe entender.

 

A mediodía el show lo armó el queso y los salamines de ciervo y jabalí. Una delicia que voló de la tabla bailando de la mano con su compañero el pan. Al rato casi que tenemos que volvernos por temas extra pesca pero todo se acomodó y volvimos a buscar canchas. ¿¿El panorama??? El mismo. Tiros pegados a los palos, sino no salían. Los ataques cuando el tiro es bueno y esta el pescado son inmediatos, cae el señuelo y lo salen a buscar sin dudarlo, para lo cual hay que estar atento al golpe del artificial para no errar el pique. Fueron varios ejemplares de tamaño medio que sacamos, y no mucho piques errados.

Aún así, cuando toman lo hacen firme en recuperación media. Si traemos muy rápido tenemos probabilidad que el interés en seguir el artificial no sea tan fuerte (al menos esa fue mi apreciación). ¿Equipos que utilizamos? Generalmente cañas de 1 tramo, las cuales pueden topear en 20 o 25 lbs, debido al ambiente mas allá del ejemplar. Con esto quiero decir que para prepear un pique y sacarlo o mantenerlo fuera de la zona de palos (enganches) es necesaria una vara que no sea muy baba. En cuanto al multi, debe ser de calidad por el roce. Idem a la caña, no va en el peso de un pez, mas bien en el roce que tenga ese trenzado en palos y piedras. Reels low profile (huevitos), con la regulación a gusto de cada uno.

Espero puedan disfrutar y que el escrito los traslade al ambiente. Cuiden los recursos, no tiremos basura y practiquemos la pesca deportiva.
Saludos, gentileza de Martin Docampo de 100%Pesca

Sobre el Autor

Martin Docampo

Un pequeño gran espacio para compartir mis experiencias con los apasionados por la pesca deportiva.

Dejar un comentario