10/09/19 En busca de la reina

0

Todo paso después de un par de intentos fallidos (por razones personales) y ante la insistencia del guía Oscar Marelli que me decía: “Kriko, vení que ya las estoy pescando”..

El Domingo 8/09 se me dio. A eso de las 4 de la madrugada arranque para San Pedro, previo paso por CABA a buscar a mis compañeros de pesca: Lisandro Meza, Patricio PaniaguaDam Mancu y Gabriel Sendin. Ya todos a bordo tomamos panamericana y luego ruta 9 (autopista Bs As – Rosario) directo al destino:  el Club Náutico San Pedro. Era tanta la ansiedad que llegamos antes que el guía.

Mientras lo esperábamos comenzamos a armar los equipos de pesca y a disfrutar de una mañana que presagiaba una jornada de pesca maravillosa. Ya todos en la embarcación y mate en mano, comenzamos la travesía hasta el arroyo Sepultura; lugar distante una hora de navegación de la marina. Es notable lo bajo que esta el río Parana, tanto que para entrar en el Sepultura hay un canal angosto entre dos grandes bancos de arena que dificulta su acceso y posterior salida del mismo.

Atravesado el obstáculo navegamos por el arroyo unos 15 minutos hasta nuestra primer parada. Un lugar que no decía nada, con una barranca de mas de 2m de altura y un gran banco de arena con una zanja entre él y la costa. Colocamos señuelos que arrastraran en el fondo, en mi caso un Lipless de color dorado y naranja. El mismo debía navegar en aguas chocolatadas (por el incesante paso de lanchas) y superar el banco de arena para tener un recorrido que permitiera abarcar un poco mas de distancia. Cosa que no fue necesaria, las “Reinas” estaban en la zanja que mencione anteriormente.

 

A los pocos segundos de arrojar los señuelos al agua comenzó la fiesta, una tras otra los 5 pescadores íbamos cañeando y recogiendo nuestros trofeos. Los tamaños oscilaban los 800g hasta los 3kg. Después de unos 25 a 30 capturas, con la voz de mando del capitán, partimos hacia el siguiente destino: un arroyito que se juntaba con el principal. El mismo estaba casi seco por la falta de lluvias, proveniente de una laguna mas seca que el propio arroyo. Unos 40m de largo donde decido cambiar el señuelo y colocar uno de mi autoria: una mojarra de unos 9.5 cm de largo con una cuchara al frente y una hélice por detrás rematada con un triple con flecos que cuelgan de él.

Nunca lo había hecho pescar hasta el momento. Me sorprendió entregándome unas 5 capturas de tarariras de muy buenos portes, entre ellas una que rosaba los 2kg. Hora de cambiar de destino nuevamente. Fuimos a un codo en el canal principal donde continuaron las capturas con señuelos que tocaran el fondo, gomas lastradas, cucharas con ranas, cucharas con gomas en anzuelos offset, etc. En la variedad esta el gusto, cada uno colocó y probó todo lo que tenia en su arsenal personal. Nuevo cambio de locación: un arroyo que luego de intrincadas curvas terminaba en una cascada maravillosa.

 

Si algo me quedaba por probar, este era el lugar. Saque de la caja unos señuelos que me mando Gustavo Piasco, depositando en mi la responsabilidad de testearlos y señalar los errores que tuviesen. Como eran varios le di uno a Oscar Marelli y otro a Lisandro Meza para que me dieran su impresión. Me devolvieron los pedazos de los mismos. Cada tiro una captura. Una cosa de locos lo que pescan esos señuelos. Después del almuerzo preparado por la señora de Lisandro, salimos del arroyo y continuamos remontando el sepultura hasta otro codo.

Estuvimos donde desembocaba otro canal que bajaba del campo y acá la sorpresa fue otra, no sólo tomaban de fondo sino que también lo hacían en sub-superficie contra la costa menos profunda del arroyo. Esto despertó el instinto asesino de todos los presentes por ver esos hermosos ataques bien arriba y tomando con ganas los señuelos. Se transformo en la frutilla del postre de esta hermosa jornada entre amigos. Con el sol cayendo decidimos recorrer el largo camino de 1.30hs hasta el punto de partida.

Quedamos con los brazos cansados después de mas de 200 capturas entre los 6 pescadores, pero con una sonrisa tipo guason -de oreja a oreja- que nos acompaño hasta la llegada a casa. Si quiere pescar Tarariras en invierno y comenzar su temporada de la mejor manera no dude en elegir San Pedro como el destino y a Oscar Marelli como su guía.

Gentileza de Esteban Krikorian 

Sobre el Autor

Senti La Pesca

El Portal Que Trae Pique | Toda la info que el pescador necesita para armar su salida de pesca: Notas, Noticias, Relevamiento, El Pique de la Semana, Comercios, etc. Contacto: info@sentilapesca.com.ar.

Dejar un comentario