03/04/19 Pequeños demonios de La Pampa ondulada

0
Existen varios arroyos que por sus características salen del común de los cursos de La Pampa ondulada; desniveles infrecuentes para esta zona crean una fisonomía similar a la de ríos de montaña; correderas, pequeños pozones y flats se suceden creando un ambiente mágico…
Si a este entorno le agregamos que pertenecen a la cuenca del Parana y son remontados por especies cazadoras como el Dorado…el banquete esta servido. Conociendo que son arroyos difíciles y de condiciones muy cambiantes, decidimos hacerles una visita. Salimos de La Plata con Cristian Iglesias, levantamos a Jackall Julio Casco en Capital y entre mates y anécdotas recorrimos unos cuantos km. La pesca que Julio había hecho hacia un par de semanas invitaban a intuir una buena jornada.
Con las primeras luces y la camioneta bien cerquita del arroyo nos dispusimos a armar los equipos con el sonido del agua corriendo entre piedras y pequeñas cascadas. Decir que este curso es precioso es poco… el solo hecho de poder caminarlo y fotografiarlo ya valía el viaje. En cuanto a la pesca hay que caminarlo e ir casteando los diferentes lugares que presenta e ir resolviendo el rompecabezas. Sectores mas rendidores, moscas adecuadas, profundidades y formas de stripeos se fueron resolviendo de a poco.

 

El primero fue para Julio en una corredera pegada a la costa… sonrisa dibujada en el rostro, fotos y pronta devolución. A media mañana ya la actividad superaba nuestras mas optimistas perspectivas. A los pocos minutos nos encontramos casi codo a codo con Julio en un punto realmente caliente.. llego mi turno, el de Cristian… el doblete y fiesta en el arroyo!!! Cacerías, piques, corridas y hasta dobletes… todos pescaditos hermosos, de entre uno y 2 kilos de aletas impecables que invita a pensar en dorados residentes o de largas estadías en el arroyo.
 Cerca del mediodía, con una cantidad importante de piezas cobradas, desandamos lo caminado en busca de la “correspondiente picada y necesaria hidratacion” dandonos el lujo de meter un par a pez visto. Después del descanso repetimos el track de la mañana, si bien levantamos varios mas ya no fue lo mismo. Debo decir que mi primera visita a estos arroyos fue mágica con un numero cercano a las 30 piezas en un arroyo que parece de montaña y de aguas claras, imposible pedir mas. Debido a la necesidad de cuidar estos lugares y por respeto a la gente que los pesca desde hace años , no voy a referirme a lugares ni datos específicos, sepan entenderlo, no son secretos ni mucho menos, pero son ámbitos chicos y frágiles.
Agradecer a mis compañeros de aventuras, un lujo compartir mis salidas con estos dos amigos que la pesca me dio.
Gentileza de 
Ale Nocetti junto a Cristian Iglesias y Jackall Julio Casco

About Author

Senti La Pesca

Leave A Reply